Con la bajada de temperaturas y humedad propia de esta estación el trabajo de la piel se centra en  estrechar los vasos sanguíneos para proteger el cuerpo frente a la pérdida excesiva de calor. Las temperaturas frías persistentes hacen que perdamos células con mayor facilidad, reduciéndose la secreción de las glándulas sebáceas lo cual causa desecación de la piel y ¡oh sí! la posible aparición de arrugas. Esto lo sumamos a que en invierno se bebe menos líquido lo que provoca un descenso de la hidratación celular.

¿Qué podemos hacer? A continuación os dejamos unas pautas de cuidado de la piel para seguir en invierno tanto día como por la noche:

DIA:

  1. Limpieza. Siempre con agua tibia, nada de agua muy caliente en el rostro, cuello y escote. Secar la cara siempre de manera suave.
  2. Hidratación. Usar un producto que aporte Alta Hidratación, ya que el frío provoca un aumento de la sequedad de la piel, la capa córnea de la piel que nos protege de los cambios de temperatura se debilita y requiere mayor regeneración celular. Es imprescindible usar hidratantes más densas de lo habitual, una excelente opción son los aceites faciales que aplicados durante la mañana ayudaran a conservar la hidratación perfecta en nuestra piel y proteger de los agentes externos. ¡Truco! prueba a mezclar unas gotas de nuestro aceite African Experience con tu hidratante habitual y alucina con la textura que vas a conseguir y lo agradable al aplicarla
  3. Fotoprotección. Siempre, invierno, verano, otoño e invierno. Una vez puesta nuestra hidratante, la fotoprotección puede ser de textura ligera, simplemente que aporte la protección solar necesaria.
  4. Manos y labios, hidratar con bálsamos altamente hidratantes que contengan un alto contenido de glicerina y urea, así como factor de protección.

 

NOCHE

  1. Limpieza. Recordar, con agua tibia y en profundidad para eliminar la suciedad acumuluda a lo largo del día
  2. Nutrición. Usar productos de tratamiento que contengan nutrientes potentes. Os recomendamos  vitamina C,  colágeno o retinol. Una buena opción son los serum que contienen una textura ligera junto con los principios activos elegidos que actúan regeneración la  piel mientras dormimos.
  3. Hidratación. Nuestro aceite facial para completar tu hidratante y darle el extra que necesita para ayudarnos a recuperar la hidratación perdida durante el dia.
  4. Manos y labios. Hidratar con aceites como el de ricino, aguacate, rosa mosqueta o manteca de karité, antes de dormir y veréis el cambio. ¡Truco! ponte guantes una vez hayas aplicado el producto para crear un efecto mascarilla que potencie su efecto.

.

El invierno es una época del año bastante agresiva pero no todo van a ser malas noticias. También es la temporada perfecta para exfoliaciones, peelings, brossages… en definitiva, limpiezas profundas y  eliminación de todas esas capas de células muertas que asfixian nuestra piel. Aprovecha ahora para renovar, regenerar y fortalecer tejidos. Pregunta en tu centro de estética de confianza por el tratamiento más adecuado para tu piel y ayúdala a rejuvenecerla y devolverle toda su luminosidad.