Esta semana estamos notando la bajada intensa de temperaturas. Nos adentramos en el profundo invierno y por eso desde Lico cosmetics queremos recomendaros algunos consejos prácticos a poner en marcha en nuestro día a día y qué cuidados extra deberíamos incluir en nuestra rutina facial para lucir una piel perfecta también durante el frío invierno.

Limpiadores en textura cremosa

No hagamos leña del árbol caído. Bastante daño hacen los agentes ambientales externos en nuestra piel como para abundar nosotras utilizando limpiadores agresivos. El invierno es la época perfecta para introducirnos en los beneficios de la doble limpieza y conocer las bondades de limpiadores en bálsamo, crema, aceite… texturas muy agradables que limpian en profundidad sin dejar residuo ni provocar daños en la estructura de nuestra epidermis y manto lipídico.

Aceites faciales

Los aceites naturales son perfectos para restaurar y nutrir nuestra epidermis después de una dura jornada invernal. Nuestro ANTIOX OIL es combinación de marula, macadamia, melón de Kalahari, manketti y baobab que además de provocar una sensación muy placentera durante su aplicación, consiguen devolver la piel a la vida. Desde Lico cosmetics os recomendamos poner un par de gotas sobre la palma de la mano, calentarlo y masajear con movimientos suaves ascendentes mientras notamos como va penetrando en nuestra piel y reparándola. Truco! crea tu propia mascarilla ultrahidratante combinándola con nuestro HYALURON LIFT AND FILLER o tu hidratante facial dejándola actuar toda la noche.

Ojo con los termostatos que los carga el diablo

Quizá estemos concienciadas de los estragos que las bajas temperaturas causan en nuestra piel pero el invierno viene acompañado de más enemigos a los que tampoco hay que perder de vista. Y es que, aunque al regresar de la calle lo que nos apetezca sea encontrar una habitación bien calentita, el resultado puede ser nefasto. El choque térmico aumenta la deshidratación, provoca cuarteamiento y sequedad que pueden causar graves daños. Y cuando decimos que los termostatos los carga el diablo nos referimos a todos, el del baño tampoco se libra. Si eres de las que disfruta con el “agua hirviendo”, ¡cuidado! porque te estás cargando las capas de protección natural de tu cuerpo. No intentes entrar en calor con la ducha, mejor regula antes tu temperatura poco a poco y disfruta a continuación de un momento agradable con agua no con lava de volcán.

Ropa de abrigo “frienemy”

Esa bufanda que has visto en el escaparate y a por la que has ido directa porque es preciosa o el típico jersey ideal pero de calidad dudosa. Ese gorro casi casi igual al que le has visto en su última publicación de instagram a Paula Echevarría o a Blanca Miró. Casi pero no. Mira la composición en la etiqueta y asegúrate que no vas a lamentar la compra por culpa de picores e irritación de tu piel y que encima tú acabas empeorando al rascarte. En invierno, mejor protegernos con prendas gustosas de tejidos y fibras agradables que además de abrigarnos nos reconforten y nos cuiden.

Y tú, ¿Cómo cuidas tu piel en invierno? ¿Qué trucos te funcionan siempre para aportar el extra que necesitamos cuando las temperaturas hacen temblar hasta al termómetro?