El árbol de Burití, es una palmera que crece cerca de los pantanos y zonas húmedas de Sudamérica tropical. Los nativos lo llaman «el árbol de la vida», que es la traducción literal de Burití. Aprovechar los frutos. semillas y aceites de este árbol es fundamental para los nativos ya que de esta manera se le dota de gran valor en la selva amazónica, fomentando su proliferación.

Fruta del Burití

La sorpresa es que el aceite que se extrae de la fruta del Burití contiene la mayor concentración en vitamina A que cualquier otro aceite del planeta. Esto lo lleva a ser el mejor antiaging natural del planeta, ya que las bondades de esta vitamina son múltiples; reducción de arrugas y líneas de expresión, unificación del tono, fomentar la síntesis de colágeno, redefinir el ovalo, etc.

Además del contenido en Vitamina A, el aceite de Burití es muy valioso en cosmética por sus ácidos grasos esenciales y emolientes ya que estos contribuyen a mantener la piel suave, hidratada, y jugosa.

Incluso el aceite de Burití es rico en algunas excelentes vitaminas, minerales y ácidos grasos, incluidas las vitaminas C y E. (se ha ganado el apodo de “árbol de la vida”).

Viaje Amazonas

Las propiedades antioxidantes del aceite de Burití (contiene mayor concentración en caroteno que el aceite de zanahoria), y su alto contenido en vitamina E (mayor concentración que el aceite de argán) ayudan a proteger la piel contra los efectos del estrés, llegando a ser un potente antioxidante protegiendo la piel contra los rayos UV, al absorber una parte del espectro UV. Esto permite que este aceite elimine los radicales libres, que contribuyen al daño de la piel y al envejecimiento.

Finalmente, este aceite es un maravilloso emoliente que humecta profundamente la piel.

Por todas estas razones, cuando descubrimos esta joya del amazonas no dudamos en incluirlo en nuestro Tratamiento Amazonian Essence.

¡Esperamos que os haya gustado! ¡Os iremos contando cosas de interés por aquí!