Los aceites faciales se están haciendo su hueco en todos nuestros neceseres, convirtiéndose en un imprescindible. Hidratan y humectan la piel como ningún otro producto reparándola desde capas profundas mejorando su función barrera. Todos estos beneficios lo convierten en un producto muy versátil. Su uso mas habitual es tras la aplicación de un serum por la noche, ya que no suelen tener factor de protección, al menos los que son combinación de aceites 100% naturales.  Desde LICO hemos seleccionado los 5 usos alternativos preferidos:

1. Junto con tu crema hidratante habitual: Mezclar dos gotas de aceite en la palma de la mano con una parte de crema. Intensificarás los resultados de hidratación y multiplicarás los beneficios de los principios activos de tu hidratante. Ya lo contamos aqui.

2. Como base antes del maquillaje o BB cream. Los grandes maquilladores ya lo hacen, aguanta el maquillaje intacto, evita que este se cuartee, da un toque de luminosidad, y evita que tu piel se reseque

3. ¿Somos grandes deportista? Aplica dos o tres gotas antes de empezar tu rutina y verás como tu piel lo agradece, el aceite siempre que sea seco y formulado en una proporción optima de ácidos grasos, humecta la piel, evitando que pierda grandes cantidades de agua.

4. Cuando viajamos la deshidratación es enorme, recordad echar un aceite seco no comodogenico cuando tengáis un vuelo largo y aplicarlo cada 2 horas, ¡notareis la diferencia!

5. ¿Exceso de agua caliente, piel mas reseca de la cuenta? Si te has pasado con la temperatura de la ducha o  te has dado un baño mas largo de la cuenta aplica una capa generosa de aceite facial seco y, ¡repara inmediatamente!

¿Y vosotras sois de aceites faciales? ¿Te animas a probar nuestro Antiox Oil?

¿Qué otros usos le dais vosotras? Compartid trucos, ¡No dudéis en contárnoslo!