Estamos viendo como los aceites faciales están cobrando importancia en nuestros neceseres. Quién los usa no los abandona y llega a extender su uso para casi todo; cuerpo, cabello, uñas. Pero la duda está siempre en el aire ya que parece que compiten por el mismo lugar las cremas y los aceites;

¿Qué es mejor para mi piel usar un aceite facial o una hidratante?

La realidad es que estos dos productos no son competidores, si no colaoradores, uno no se entiende sin el otro.

Vamos a intentar ayudarte a entender que función hace cada uno de estos productos en tu piel:

Hidratante: como su propio nombre indica su función principal es la de hidratar la piel, están formadas a base de mezcla de emulsionantes, ceras o aceites y una fase acuosa. La definición de hidratación es incorporar o restaurar los niveles de agua en la piel. Es decir, nuestra piel sufre procesos de deshidratación a lo largo del día, y nuestra alimentación equilibrada o beber 2 litros de agua al día no es suficiente para cubrir las necesidades de hidratación que reclama la piel. Luego es necesario un aporte extra de agua con ayuda de una crema hidratante.

Aceite facial: son aceite 100% como tal o mezcla de estos, siempre sin agua. La estructura de nuestra piel es básicamente lipídica con lo que los aceites faciales se van a llevar genial con ella, serán mucho más penetrantes y ayudan a restaurar, reparar y aportar elasticidad a nuestra piel. Lo que consiguen es que no perdamos el agua que ha conseguido nuestra piel y en plan sencillo podemos decir que evita que nos deshidratemos. Tenemos que resaltar que los aceites faciales suelen estar formulados a base de ingredientes naturales sin añadidos químicos (mira bien los ingredientes que no contengan otra cosa).

Luego el resumen seria que los aceites son necesarios para reestructurar la piel y evitar su deshidratación y las cremas hidratantes son las responsables de incorporar hidratación en la piel.

La conclusión es que es necesario combinar ambos productos en nuestra rutina, ya que con ello conseguiremos mantenerlos niveles de hidratación perfectos. Tenéis que tener muy presente que la deshidratacion es el factor detonante de la aparición de arrugas.

Una buena rutina seria usar aceite facial por la noche y crema hidratante durante el día.

También podrías combinarlos, mezclar tres gotas de aceite con tu crema de protección solar durante el día o añadir un poco de crema de ácido hialuronico a tu aceite por la noche, para conseguir una piel sedosa (pincha aquí)

Sin rehusar a otras marcar, nosotras apostamos por nuestras formulaciones, que combinan ingeniería y naturaleza, eficacia desde el primer día y sostenibilidad, para ejemplos nuestro Aceite Antiox Oil (Pincha aquí) y nuestra crema hidratante Hyaluron LIFT+FILLER (pincha aquí) .

Un abrazo, Equipo LICO