Seguramente habéis leído en numerosas ocasiones que reunimos ingeniería y naturaleza en la cosmética. Naturaleza es un concepto más claro de entender, ¿pero qué queremos decir exactamente con la ingeniería?

Sobre nosotras

Las fundadoras de LICO Cosmetics somos ingenieras químicas. Es más, nos conocimos el día que empezamos en la facultad, la Escuela Superior de Ingenieros de Sevilla. Ambas estábamos seguras de lo que queríamos estudiar, sabiendo que se trata de una carrera que te marca el carácter y requiere mucha autodisciplina desde el primer día.

Necesitas ir adaptando herramientas para forjar al máximo la capacidad de organizarse. Una obligación muy beneficiosa para desarrollar habilidades positivas: paciencia, tesón y compañerismo. Sin duda, un conjunto fundamental para labrarte profesionalmente.

En definitiva, si algo define a la ingeniería son sus valores, esos que hemos trasladado durante todo este período. Nos referimos a la seriedad, el rigor en la información y en los datos que ofrecemos y a trabajar con la máxima de mejorar cada día, entre otros muchos.

Entonces…¿cómo se unen ingeniería y cosmética?

Ingeniería Lico

Si siempre hemos querido aplicar los valores anteriormente mencionados, ahora lo hacemos con una motivación extra. Al haberlo trasladado a nuestra propia empresa, hacemos gala de ello para todo, con un enfoque especial hacia lo más importante, nuestros productos y formulaciones.

Cuando decimos que esos productos reúnen ingeniería y cosmética, nos referimos a que apostamos por innovaciones que consigan multiplicar la eficacia. Por ejemplo, una tecnología de contención, como la microencapsulación, multiplica por cinco la eficacia de la vitamina C. Y os lo contamos porque en realidad es lo que consigue, básicamente. Para demostrarlo con datos reales, ha sido testado en el laboratorio tras ser probado, analizado y verificado.

Por supuesto, también hacemos hincapié en mejorar continuamente. Para conseguirlo, no paramos de buscar mejoras con nuevos tratamientos. Lo conseguimos aplicando requisitos que consigan mejorar lo alcanzado hasta hoy. Y además, de una manera respetuosa y que realmente verifique en un laboratorio aquellos beneficios que compartimos con todas vosotras.