Terminan los meses de vacaciones. Y seguro que a más de una se nos escapa alguna lagrimita de emoción al ver a los hijos, o los nietos, atravesar las puertas del colegio.

Para todas las que tenemos pequeños a nuestro cargo, el verano puede llegar a ser un periodo agotador. En el que sin duda se disfruta de la familia más que en ninguna otra época del año. Pero en el que se echa de menos un poco de tiempo para tí misma. Y por qué no decirlo abiertamente, la vuelta a la rutina de las estaciones menos cálidas del año puede incluso provocarnos un cierto alivio.

Septiembre es un mes perfecto para reorganizar nuestras vidas, retomar hábitos saludables o incorporar nuevas rutinas a nuestro cuidado diario, sobre todo si somos de las que bajamos la guardia durante Julio y Agosto.

Recomendaciones para el nuevo curso

Para los propósitos del nuevo curso y la vuelta a una normalidad saludable, desde LICO recomendamos:

  • Establecer horarios bien definidos, evitando acostarnos tarde. Así alargamos las horas de descanso nocturno, que son muy importantes para tener un aspecto saludable y evitar el envejecimiento prematuro.
  • Retomar la actividad física y frenar al sedentarismo propio de las vacaciones. Sin olvidarnos de hidratarnos frecuentemente que le sienta fenomenal a nuestra piel.
  • Seguir una dieta saludable y equilibrada, evitando los excesos calóricos y el caos alimenticio más propio del Verano.
  • Aprovechar la vuelta a la rutina y el tiempo extra para tí misma, para ser constantes en tus tratamientos de la piel, estableciendo rutinas diferenciadas para el día y para la noche, para asegurarnos que aprovechamos al máximo todos sus beneficios y obtengamos los resultados esperados.

¿Y tú? ¿Eres de las que celebras la vuelta al cole o preferirías vivir un verano infinito? Cuéntanos en comentarios.