Sabemos lo que algunas pensáis acerca de los aceites faciales, “¿Usar aceite en el rostro? ¡Me salen granitos seguro! ¡Acabo con zonas grasas seguro!” Todas estas afirmaciones las damos por reales ya que la tendencia de los últimos tiempos ha sido toda la contraria; “usad cremas hidratantes “libres de aceite” “hidrata pero no engrasa”, y con esa cierta obsesión a que aparezcan zonas grasas en nuestra piel, si pensamos en usar un aceite facial lo primero que se viene a la cabeza es GRASA!

Pero la tendencia ha llegado a su fin, y los aceites, con unos argumentos más que contrastados se están haciendo un hueco en el mercado tan importante como el uso agua miscelar o el serum.

Lo primero a tener en cuenta es que el aceite indicado para el cuidado facial sea seco, es decir, de absorción rápida y no comodogenico (que no obstruya los poros). ¿Cómo podemos saber esto? Evitando aceites de calidad sospechosa, aceites minerales o aquellos cuya composición sea alta en ácidos grasos saturados. El aceite de coco, por ejemplo, es comedogénico. ¿Quién lo diría, eh?

¿Pero por qué ahora tenemos como novedad el uso de un aceite facial seco? Lo principal es que evita la deshidratación como ningún producto (principal origen de la pérdida de calidad en la piel) manteniendola con un estado excelente de jugosidad, actuando como seboregulador (aquí es importante que sea un aceite de calidad). Tan importante como lo anterior es que el uso de un aceite facial seco en nuestras rutinas de belleza favorece la penetración de los cosméticos y sus principios activos que usemos simultáneamente.

Como hemos comentado es importante tener en cuenta que tipo de aceite se elige, ya que hay que tener mucho cuidado con los aceites base que mezclan en algunos productos. Lo recomendable es que el aceite facial seco esté compuesto por aceites de calidad que sean en un 100% principios activos los cuales penetran profundamente en la piel sin irritarla. ¿Como sabemos esto? Pues bien, al mirar la composición del aceite este debe de estar compuesto por aceites de 1ª extracción en frio y que provengan de semillas, frutas, hojas, etc. También pueden estar compuestos por aceites esenciales pero ojo con estos y su concentración que son irritantes.

 

Nuestro aceite facial seco African Experience está formulado con aceites naturales de extracción en frío de marula, boabad, macadamia, manketi y melón de Kalahari componiendo un aceite de calidad muy superior, compuesto 100% por principios activos, de rápida absorción. El uso continuado de nuestro aceite facial seco reporta los siguientes beneficios en la piel:

  • Actúa como Sebo-regulador natural en la piel
  • Alto Poder Antioxidante: Alto contenido en phytosteroles. Repara la piel
  • Acción Reconstructora: Regenera la epidermis. Alto contenido en ácidos grasos
  • Profunda Hidratación: Unifica el tono y mejora la elasticidad de la piel
  • Protección Natural: Aumenta la función barrera de la piel ante agentes externos

En general incorporando en nuestras rutinas un aceite facial seco de alta calidad la piel se vuelve más jugosa, más rellena, ganando en luminosidad con el paso de los días.

Qué, ¿Le pierdes el miedo? ¿Te atreves a probar? ¡¡Verás qué sorpresa!!