Desde LiCO han estudiado, formulado y probado durante años hasta dar con un aceite que tuviese beneficios en todo tipo de pieles

«El mayor miedo al uso de los aceites lo tienen las usuarias con pieles mixtas y grasas, ya que asocian el uso de este con la posible aparición de granitos y zonas con exceso de grasa», explican Ana Cobo y Estefanía Ferrer de LiCO Cosmetics. La realidad es que para cualquier piel es altamente recomendable utilizar un aceite facial, tan solo hay que elegir el adecuado.

En el caso anterior, la clave para que eso no ocurra está en elegir un aceite seco, de absorción rápida y que no contengan aceites base ni con demasiados ácidos grasos saturados como es el caso del aceite de coco o argán. De esta manera conseguiremos que el aceite elegido sea «seborregulador».

UN IMPRESCINDIBLE EN TU RUTINA

Los aceites faciales se están convirtiendo poco a poco en imprescindibles en nuestros neceseres. Suelen ser formulaciones totalmente naturales siendo el 100% de su contenido activo cosmético, por ello se clasifican dentro del grupo de los «serums». Un ejemplo de este tipo de productos es el aceite Antiox Oil de LiCO Cosmetics. Este producto está formulado 100% con aceites naturales de extracción en frío. Esta técnica hace que se conserven perfectamente todas las propiedades y los nutrientes.

La pasión de sus fundadoras por viajar a lugares exóticos las llevó al corazón de Africa, donde descubrieron las maravillas de aceites poco conocidos como el de marula, el melón de Kalahari, o el poderoso manketti. De hecho, la formulación de su aceite facial seco Antiox Oil está basada en una combinación de este tipo de aceites: macadamia, baobab, marula, melon de Kalahari y manketti. Esto se traduce en una importante fuente de nutrientes y propiedades beneficiosas para la piel, tales como los ácidos grasos omega (3, 6, 7 y 9), así como una concentración altísima de vitamina E.

PARA TODAS LAS PIELES

«Desde LiCO hemos estudiado, formulado y probado muchísimo hasta dar con un aceite que tuviese beneficios en todo tipo de pieles. Trabajamos mucho la composición, para que cada uno de estos aceites exóticos aporte una característica y su resultado fuera verdaderamente sorprendente. Por ejemplo, el aceite de melón de Kalahari contiene una concentración de vitamina E espectacular y es el responsable del poder seborregulador tan deseado; el aceite de marula por otro lado es emoliente y trabaja la función barrera de la piel, al igual que el aceite de baobab. El aceite de manketti protege de la radiación UV y ha sido otra sorpresa ya que es el que le otorga el altísimo poder antioxidante al producto», detallan Ana y Estefanía.

En resumen, estamos ante un producto que mejora la elasticidad, regenera, nutre, ilumina la piel protegiéndola del ataque de los radicales libres, gracias a su poder antioxidante.  Desde Lico Cosmetics aseguran que, además, este aceite es un booster, es decir, un potenciador de las propiedades de otro producto y nos dan un «truco» para su uso: «Con la piel limpia después de usar tu serum, aplica en tu rostro dos o tres gotas de aceite mezclado previamente en la palma de la mano con tu hidratante favorito».